Camino a Noviembre: Actualizado

El panorama electoral en los Estados Unidos, a poco más de un mes de las elecciones legislativas.

A finales de Agosto observamos como un mapa electoral desfavorable, la impopularidad del Presidente Obama y las características típicas de una elección de medio término afectaban negativamente las posibilidades del partido Demócrata de conservar su mayoría en el Senado, favoreciendo en cambio la conquista de la Cámara por parte del partido Republicano. A su vez, vimos como la situación en la Cámara de Representantes carecía de posibilidades de cambiar significativamente luego de Noviembre, puesto que una mayoría Republicana estaba garantizada más allá de las competitividad de algunos distritos. A poco más de un mes de la elección, es hora de refinar nuestras predicciones en base a los eventos ocurridos desde entonces.

Merica

Para comenzar, podríamos señalar la sorpresa de este ciclo; Kansas. La retirada del candidato Demócrata al Senado Chad Taylor, ya oficializada, convirtió este seguro escaño Republicano en una de las contiendas más reñidas del país, ya que sus antiguos votantes se encolumnaron detrás del candidato independiente Greg Orman. Ahora él y el actual Senador Republicano Pat Roberts deberán hacer campaña en serio, sea negociando con elementos díscolos del Tea Party como Roberts o cortejando al voto Demócrata sin parecer demasiado Demócrata como Orman. Las últimas encuestas (que aún incluyen a Taylor) arrojan una leve ventaja para el candidato independiente.

Otra campaña sorprendente se ha estado gestando en Carolina del Norte. El Estado, otrora bastión conservador, ha estado sujeto a profundos cambios demográficos durante la última década, algo que ha vuelto posible la elección ocasional de candidatos Demócratas considerablemente liberales al Congreso. Kay Hagan, electa Senadora en 2008 durante la oleada Obama, es el mejor ejemplo de ello. Lo que nadie esperaba, sin embargo, era que Hagan pudiera retener el escaño sin el empujón dado por la elevada participación de los años presidenciales. Por desgracia para Thom Tillis, quien busca reemplazarla por parte del partido Republicano, es justamente lo que parece estar ocurriendo. Los votantes, que tienen una de las peores opiniones del presidente en todo el país, poseen una inclusive peor de la legislatura estatal, la cual Tillis encabeza. De no mediar algún nuevo factor, Hagan triunfará en Noviembre por algo similar a 45% a 40%.

En Louisiana, los expertos predicen que ninguno de los candidatos obtendrá una mayoría simple, la cual es requisito para ser electo como Senador en el Estado. La elección, que funcionará como una primaria simultánea de ambos partidos (jungle primary) el 4 de Noviembre, de forma segura tendrá a la actual Senadora Mary Landrieu (D) y a Bill Cassidy (R) como los dos primeros en preferencia de los votantes, consecuentemente designándolos como contrincantes en una segunda ronda de votación en Diciembre. De ocurrir esto, la composición final del Senado no se conocerá hasta 2015, algo que posiblemente podría generar una de las competencias más despiadadas del ciclo, sobre todo si su resultado define la mayoría. Cassidy es considerado el favorito por la mayoría de los observadores.

Kentucky y Georgia, las cuales se perfilaban como relativamente competitivas en Agosto, ya no parecen serlo. Mitch McConnell, Senador Republicano por Kentucky, ha puesto algo de distancia entre sus intenciones de voto y las de su rival Demócrata Alison Lundergan-Grimes. La campaña de Michelle Nunn (D) en Georgia se estancó luego de un comienzo prometedor, fruto del caos en las filas opositoras. Ambas competencias ahora muestran un margen de alrededor del 5% a favor de los candidatos Republicanos.

En cuanto a Iowa, Arkansas, Alaska y Colorado, una tendencia a favor de los Republicanos puede discernirse. Dependiendo de las fuentes, las razones de ella pueden atribuirse ya sea al fracaso de las políticas de la Casa Blanca en Medio Oriente o a una combinación de factores peculiares a cada distrito. Independientemente de lo que se prefiera como motivo, la situación presenta una hipotética mayoría Republicana de 52 Senadores como resultado. Será en esos distritos donde la elección se decidará con mayor intensidad y sus candidatos recibirán cuantiosas asistencias por parte de sus correligionarios nacionales. Una predicción riesgosa puede hacerse: Es probable que los Demócratas se enfoquen en Alaska y Colorado, puesto que la debilidad del candidato Republicano en el primero y la relativa simpatía de los electores del segundo por el Presidente los vuelven mucho más atractivos que los otros dos distritos competitivos.

Por último, la situación en las competencias por escaños de Representantes también ha reflejado esta tendencia Republicana. De no mediar una intervención más agresiva por parte de la campaña Demócrata, es enteramente posible que la mayoría Republicana se acreciente, llegando tal vez a los 245 miembros en la Cámara. En términos prácticos, no mucho cambiaría, pero sería un golpe político duro a los Demócratas y un triunfo excepcional de los Republicanos.

Por Joaquín Harguindey

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: