La restricción del voto: Las Leyes de Identidad del Votante

Uno de los fenómenos políticos más nocivos que afectarán a las elecciones de Noviembre es el creciente número de leyes de identidad del votante. Estas leyes han estado en auge desde mediados de la década del 2000, siendo nominalmente establecidas para combatir el fraude electoral por parte de votantes ficticios, y demandan que los electores presenten alguna forma de documentación oficial que acredite su identidad antes de votar. Los requisitos varían de acuerdo a cada Estado, los más severos solicitando documentación pública con foto, la mayoría sólo un documento válido de cualquier origen, pero todas ellas poseen algo en común: Dificultan el voto profusamente y no tienen efecto apreciable alguno sobre el fraude.

Los motivos de este fracaso con extensos daños colaterales son dos. El primero refiere a la naturaleza del fraude que ocurre en las elecciones de los Estados Unidos, algo que de por sí es un fenómeno extraño. Este no ocurre mediante la personificación de un votante por parte de otro salvo en cantidades microscópicas, modificando algo así como un 0,00004% del resultado final según los expertos. El poco fraude que sí ocurre (y que muy ocasionalmente altera el resultado de una elección menor), se da en el voto a distancia, cuyas boletas son vulnerables a ser compradas o interceptadas con fines fraudulentos. Las leyes de identidad del votante  se enfocan exclusivamente en el primer tipo de fraude, dejando al segundo libre de todo impedimento.

El segundo motivo es mucho más lamentable.  En todos los casos salvo uno, las nuevas reglamentaciones han sido el fruto de iniciativas del partido Republicano, con el apenas disimulado propósito de impedir el voto de ciertos grupos demográficos. Mediante la imposición de mayores requisitos de documentación, algunos incluyendo costos de hasta $175 o largos tiempos de tramitación, esperan que grupos tales como las minorías, los estudiantes o los pobres decidan quedarse en casa el día de la elección. El efecto político de ello, dado que las demográficas mencionadas invariablemente favorecen al partido Demócrata, sería el de reducir el potencial movilizador del adversario frente a su electorado más difícil de motivar, generando una reducción en el número de votantes estimada entre el 2 o 3,2% por la oficina de rendición de cuentas del gobierno (GAO) en 2014. Las excepciones a menudo otorgadas por la ley a los veteranos y a los ancianos, ambas demográficas decididamente favorables a los candidatos Republicanos, sólo refuerzan la hipótesis de que estas leyes no son más que un burdo instrumento para privar a partes específicas de la ciudadanía de sus derechos políticos básicos.

De forma aún más deplorable, la solución a este problema no sólo parece encontrarse lejana, sino que el ímpetu de establecer más y más restrictivas leyes de identidad del votante aún no ha aminorado y sus efectos aún no son percibidos negativamente por el público. La Corte Suprema de los Estados Unidos, de mayoría conservadora, ha dado el visto bueno a la mayoría de las leyes en la medida en que no se aplicaran de forma demasiado repentina. Su reciente derogación de parte de la Ley de Derecho al Voto de 1965, que impedía a los distritos históricamente problemáticos modificar sus leyes electorales sin la aprobación del Departamento de Justicia, ha dado pie a la creación de nuevas normativas electorales altamente restrictivas en el Sur, donde el partido Republicano domina la arena política. La Corte, por ahora, no ha considerado que los requerimientos financieros de documentación indirectamente constituyan un impuesto al voto, algo expresamente prohibido por la XXIV enmienda de la Constitución, por lo que es altamente probable que las leyes de identidad del votante sean parte del panorama político de los Estados Unidos durante del resto de las contiendas electorales de la década, así como las de la próxima.

la-fi-mh-why-voter-id-laws-are-evil-20141013-002Por Joaquín Harguindey

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: