Elecciones en los Estados Unidos

Hoy, el pueblo de los Estados Unidos irá a las urnas para determinar la composición de su poder legislativo federal, múltiples gobernaciones clave y muchos otros cargos de menor importancia. Estas serán las segundas elecciones de medio término durante la presidencia de Barack Obama, el cual se encuentra en el peor momento de su mandato en términos de popularidad, y probablemente ofrezcan una victoria política al partido Republicano.

El Senado

El resultado más importante que se espera refiere a la composición del Senado. Allí se desarrollarán la mayoría de las contiendas competitivas de importancia, con un gobierno dividido (un partido controlando la rama legislativa y otro la ejecutiva) como probable resultado hasta al menos 2016. Actualmente, la cámara se encuentra controlada por una mayoría Demócrata de 55 escaños sobre el total de 100, pero dado que la mayoría de las competencias se llevarán a cabo en Estados favorables a los conservadores en un año de impopularidad presidencial, la probabilidad de que esta situación se revierta en algún orden es considerablemente alta. Para ello, la oposición al partido de Barack Obama deberá conquistar al menos seis escaños hasta ahora en manos de sus rivales, sin perder ninguno de los suyos. Los sondeos indican que lo harán, tal vez inclusive obteniendo ocho. Veamos cuáles son sus caminos a la mayoría:

En primer lugar, su aritmética se verá facilitada por su prácticamente segura victoria en tres distritos donde los titulares han dejado el escaño vacante. Ellos son Virginia Occidental, Dakota del Sur y Montana. En los dos primeros, Senadores Demócratas de larga presencia en la cámara se han jubilado de la vida política por motivos de salud, dejando la tarea de retener el puesto a reemplazantes desconocidos e inexperimentados. Como resultado, los Republicanos se alzarán con la victoria con márgenes amplios, sobre todo en el Estado de los Apalaches. En Montana, un candidato razonablemente fuerte del partido Demócrata tuvo que ser reemplazado a comienzos de Agosto por motivo de haber plagiado buena parte de su tesis de maestría. Como es de esperarse luego de semejante accionar, su sustituta no sólo contó con poco tiempo y preparación, sino que ha visto su campaña centrada alrededor de diferentes acusaciones y reproches acerca del fracaso partidario en cuanto a selección de candidatos. También será derrotada con facilidad el día de hoy.

Otro puñado de distritos, entre los que podemos incluir a Kentucky, Arkansas y Louisiana, no verán una victoria tan abrumadora por parte del partido Republicano, pero las posibilidades de un triunfo Demócrata son escasas. Estos tres Estados se mostraron competitivos por intervalos durante los últimos meses, pero hoy muestran una sólida ventaja Republicana en todas las encuestas hechas en el último período de campaña. En Kentucky, el líder de la minoría Republicana en el Senado Mitch McConnell muy probablemente se encamina hacia la reelección por un quinto mandato, esta vez como líder de la mayoría. Su rival, la Demócrata Alison Lundergan-Grimes, llevó a cabo una campaña difícil frente a la doble y simultánea tarea de distanciarse del Presidente y motivar a su base de votantes, pero parece no haber sido suficiente. En Arkansas, la campaña del Senador titular y heredero de una dinastía política local Mark Pryor parece haber colapsado en un espacio de dos semanas, a pesar de la asistencia prestada por Bill Clinton e inyecciones de financiamiento por parte de la estructura del partido Demócrata nacional. El beneficiado es el Republicano Tom Cotton,  un veterano de la guerra de Irak graduado en Harvard quien ha demostrado tener excelentes dotes de campaña. De no mediar algún evento extraordinario, Pryor deberá dejar el escaño que ocupa desde 2003 en Enero. Por último, en Louisiana el desenlace promete ser más complicado. Su sistema de primaria abierta hace que, de no haber una mayoría simple, deba organizarse una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados, un mes después de la elección original. La Senadora Demócrata Mary Landrieu depositó sus esperanzas en una dispersión del voto entre el candidato Republicano ortodoxo Bill Cassidy y el candidato del Tea Party Rob Maness para impedir esta situación, algo que no parece haber ocurrido de manera suficiente como para permitir que ella supere el umbral del 50% en esta ronda. Sus posibilidades en Diciembre, debido a la indisciplina del votante Demócrata promedio y el apoyo (a regañadientes) que los votantes de Manness de forma segura prestarán a Cassidy, son suficientemente bajas como para augurar que la mayoría Republicana en el Senado también se expandirá gracias al escaño de Louisiana.

Las contiendas competitivas restantes, que se encuentran en Carolina del Norte, Iowa, Alaska, New Hampshire, Kansas, Colorado y Georgia, no poseen márgenes lo suficientemente amplios entre el candidato favorito y su adversario como para hacer una predicción firme, pero muchos observadores coinciden en prestarle especial atención a New Hampshire como indicador temprano de los resultados de distritos más occidentales que él. Aunque se espera que la Demócrata Jeanne Shaheen derrote allí a su contrincante Republicano Scott Brown por dos o tres puntos, un margen mayor o menor a ello podría servirnos como evidencia del comportamiento de los votantes indecisos y del carácter del inevitable sesgo que la mayoría de las encuestas poseen en cada ciclo, permitiéndonos predecir posteriores resultados con más confianza. En cualquier caso, el partido Demócrata encuentra en este grupo sus únicas posibilidades de arrebatarle escaños al partido Republicano para contrarrestar sus pérdidas en el resto de los distritos. En Kansas, han ido tan lejos como remover a su candidato de las papeletas para beneficiar un candidato independiente que podría agruparse con ellos una vez electo. Por ahora la maniobra parece haber rendido frutos, ya que el reemplazo del Republicano Pat Roberts por el independiente Greg Orman parece la más probable de los resultados, pero la capacidad del partido Demócrata de controlar a Orman una vez electo e impedir su pase a las filas opositoras es completamente incierta, por lo que es posible que sólo comprenderemos quién ganó la elección en Kansas mucho más adelante. Por otra parte, la fortuna de los Demócratas parece estar mejorando en Georgia, donde la Demócrata Michelle Nunn se enfrentará al débil candidato Republicano David Perdue, quien enfrentó una ardua primaria contra rivales del Tea Party y ha cometido una serie de gaffes excepcionales durante los últimos días. Si Nunn consigue llevar suficientes Demócratas a las urnas mañana, algo razonablemente posible debido a la participación de Jason Carter (nieto del presidente Jimmy Carter) en la competencia por la gobernación del Estado, es posible que logre obtener el escaño. De no superar el 50% ninguno de los candidatos, también aquí habrá una segunda vuelta en Diciembre.

Por parte de los Republicanos, sus posibilidades en Iowa, Alaska y Colorado han mejorado en el último tramo de la campaña, permitiéndoles mayor flexibilidad en su camino a la mayoría. De conseguir uno o dos escaños en este último grupo de distritos, el control de la cámara estará en sus manos más allá de cualquier logro del oficialismo en el resto, sea cual sea el resultado.

La Cámara de Representantes

Con respecto a la Cámara de Representantes, la mayoría de los sondeos coinciden en que no se producirán cambios significativos en su composición. Aunque se renovará la totalidad de sus 435 escaños, la combinación del carácter uninominal de los distritos, la polarización política elevada de los últimos años y la frecuente manipulación de los límites distritales para favorecer al partido predominante en el Estado hacen que los distritos competitivos no abunden, sino aquellos que muestran márgenes de victoria enormes para uno u otro partido. Debido a ello, sólo algo así como 9 escaños (un mero 2% del total) probablemente cambien de representación, en su mayoría a favor de la oposición conservadora.

Las Gobernaciones

Aunque atraen mucha menos atención que las contiendas de carácter nacional como el Senado o la Cámara de Representantes, las competencias por la gobernación de múltiples Estados, así como por sus legislaturas, son de cuantiosa importancia para el cuerpo político de los Estados Unidos. En este ciclo, la atención parece haberse fijado en cuatro, Wisconsin, Kansas, Colorado y Florida, tanto por la importancia de los distritos como por sus potenciales significados con respecto a la elección presidencial de 2016.

Por lo que se refiere a Wisconsin, su contienda por la gobernación posee un subtexto sindical, ya que el gobernador Republicano Scott Walker busca la reelección luego de un período tormentoso de recortes salariales y desestructuración de los sindicatos de empleados públicos. El electorado local decidirá, al mismo tiempo que lo hace sobre el resto de las políticas de este aspirante candidato presidencial de consenso para el partido Republicano, sobre el futuro de los sindicatos en los Estados Unidos y su rol en la vida política. Si elije castigar a Walker mediante su reemplazo por la Demócrata Mary Burke, la carrera del gobernador probablemente llegaría a su fin y el panorama de los sindicatos podría mejorar. De lo contrario, un abanico de oportunidades se abrirá para el gobernador, a la vez dando la señal de que los sindicatos son una fuerza política anacrónica y decadente.

La elección en Kansas, por otra parte, nos señalará cuan contento está el electorado de un distrito profundamente conservador con la implementación efectiva de las políticas pregonadas por el Tea Party. Si el gobernador Sam Brownback se impone sobre su rival Demócrata Paul Davis, tendremos evidencia de que la polarización política allí hace que la pertenencia partidaria de un candidato valga más que la calidad de su desempeño en el gobierno, puesto que Brownback ha hecho un daño lo suficientemente colosal a las finanzas del Estado como para que sus propios compañeros de partido llamen a votar a su contrincante. Si Davis triunfa, nos proveerá de una señal de que las políticas extremas del ala radicalizada del partido Republicano han fracasado en convencer al electorado que, hasta ahora, más las había apreciado.

En Colorado, la elección podrá verse como un verdadero termómetro político del país. El Estado, al poseer un balance demográfico similar al del país en su totalidad, puede servirnos de indicador del aprecio que diferentes grupos sociales sienten por cada partido, sus motivaciones al votar y su nivel de compromiso con la participación. En particular, la búsqueda de la reelección por parte del gobernador John Hickenlooper o su sustitución por el Republicano Bob Beauprez nos dirá cuan interesado se encuentra el público en causas liberales como la legalización de la marihuana, el matrimonio entre personas del mismo sexo o el accionar contra el cambio climático. Asimismo, también podremos vislumbrar los efectos de la participación incentivada por el Estado, ya que todos los ciudadanos registrados para votar en Colorado recibieron una papeleta por correo durante este ciclo, en caso de que decidieran votar con anticipación o a distancia.

En último lugar, los observadores prestarán particular atención a la Florida, donde el ex-gobernador Republicano (convertido en Demócrata) Charlie Crist se enfrentará con el actual gobernador Republicano Rick Scott. En una campaña bastante agresiva, donde los candidatos parecen detestarse inclusive a un nivel personal, Crist aparenta haber tomado la delantera a último momento y su reelección no consecutiva es probable. De ser así, la reconstrucción del partido Demócrata en este distrito clave podría comenzar luego de varios años de desidia y derrotas electorales.

Por Joaquín Harguindey

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: