Supermartes: Una guía

Hoy se desarrollará la jornada electoral conocida como Supermartes, lo más parecido a una primaria nacional que poseen los Estados Unidos.

Doce Estados, un territorio y Demócratas en diferentes partes del mundo irán a las urnas o a los caucus simultáneamente, con el objetivo de determinar las nominaciones de los dos partidos. El elevado número de delegados en juego hace de la jornada un momento clave para todos los candidatos y es probable que al menos uno de ellos emerja como el favorito indiscutible de cara a su convención partidaria.

article-doc-8b7x4-3tRxvSee3K9cbf26b9f8b4213ccf-286_634x548

Mapa de los distritos en juego y sus métodos de elección de delegados. Fuente: AFP

Las reglas

La primaria Demócrata se rige con un sistema único de normas para todos los distritos. En primer lugar, los candidatos deben superar un umbral del 15% del voto para ser considerados viables. De lo contrario, no recibirán delegados.

En segundo lugar, los delegados siempre se asignan a los competidores de forma proporcional. Esto implica que aún ante una derrota abrumadora, tal como la de Sanders en Carolina del Sur, la campaña derrotada generalmente recibe una porción pequeña de delegados.

En tercer lugar, los delegados se asignan en base a varias categorías. Alrededor de un tercio de ellos son electos en base a los resultados de todo el distrito, reflejando de forma cercana el voto popular.

Los otros dos tercios son electos de acuerdo a los resultados en los distritos congresuales, por lo que su número varía entre distritos y la proporcionalidad de la asignación favorece a la minoría. Una última categoría son los delegados no-electivos, los cuales podrán votar a gusto en la convención, mas allá del resultado en su distrito.

La primaria Republicana posee un conjunto de reglas menos uniforme que su homóloga Demócrata. En la mayoría de los casos, la competencia establece un umbral del 20% para obtener delegados, tanto en los distritos congresuales como en el Estado en su conjunto. La asignación de delegados generalmente ocurre de forma proporcional.

Asimismo, múltiples Estados establecen que si un candidato supera el 50% del voto (nuevamente a nivel estatal o por distrito del Congreso), obtiene todos los delegados en juego.

Esta combinación de reglas implica que muchas de las campañas dependen de un resultado superior al 20% del voto para poder salir airosas de las contiendas. Un resultado menor, inclusive uno que lo sea muy ligeramente como el 19,5%, generalmente implicará la no obtención de delegados en absoluto.

Peor aún, si un único candidato lograra superar el 20% del voto, ese candidato se quedaría con la totalidad de los delegados.

22TRUMPsub2-master675

Los distritos

Alabama (50 delegados GOP/ 60 delegados Dem)

Demográficamente similar a Carolina del Sur, este Estado sureño seguramente verá a Clinton y Trump ganadores en sus respectivas contiendas por amplios márgenes.

Lo que será motivo de interés es la distribución de delegados. Sanders podría tener un mejor desempeño en el norte del Estado, donde la población afroamericana es menos numerosa, que le sea suficiente para dividir los delegados a la mitad con Clinton a pesar de perder por un margen considerable.

Entre los Republicanos, los sondeos aún no son lo suficientemente claros como para determinar si alguno de los rivales de Trump supera el umbral del 20% a nivel estatal. De no hacerlo, el magnate podría quedarse con todos los delegados asignados al distrito en su conjunto (29) y la vasta mayoría de los asignados en base a distritos congresuales (21).

Alaska (28 delegados GOP)

Difícil de encuestar y con uno de los niveles de participación más bajos del país, es difícil determinar qué puede anticiparse del caucus Republicano en Alaska. Si la tendencia nacional se ve reflejada en el distrito, Trump triunfaría cómodamente y se quedaría con la porción más grande de los delegados.

No obstante, su umbral del 13% implica que tanto Rubio como Cruz podrían obtener premios allí también. Todos los delegados de Alaska son electos a nivel estatal, puesto que posee un único distrito congresual.

Los Demócratas organizarán su caucus allí el 26 de marzo.

Arkansas (40 delegados GOP/ 37 delegados Dem)

Aunque también encuestado de forma muy esporádica, el Estado de Arkansas probablemente se asemejará al resto del Sur de los Estados Unidos en cuanto a su comportamiento electoral hoy.

Ello implica que Trump vencerá cómodamente entre los Republicanos y Clinton lo hará entre los Demócratas. Sus márgenes podrían verse achicados por una buena performance de Cruz entre los votantes evangélicos y por una análoga de Sanders entre el electorado blanco de clase trabajadora, respectivamente.

A su vez, Clinton competirá con la ventaja de poseer un popular ex-Gobernador del Estado como esposo y se verá beneficiada por el relativo conservadurismo del electorado Demócrata allí. En caso de triunfar por un margen amplio, esta sería la primer victoria clara de Clinton en un distrito de mayoría blanca.

Por otra parte, Cruz y Rubio intentarán superar el relativamente bajo umbral (15%) para obtener delegados tanto a nivel estatal como en los distritos congresuales. Ambos candidatos poseen la esperanza de que Trump no logre superar el 50% en el distrito en su conjunto y se quede con todos los premios en juego a nivel estatal.

Colorado (37 delegados GOP / 79 delegados Dem)

El único Estado en la costa Oeste en votar en la primaria Demócrata, Colorado posee un electorado Demócrata liberal y con un bloque de votantes latino (15%) como principal minoría.

Esto le permitirá a Sanders ser muy competitivo en el distrito, inclusive lo suficiente como para ser considerado el favorito. Su campaña ha invertido vastos recursos allí y su excelente desempeño entre los jóvenes seguramente relegarán a la campaña de Clinton a un distante segundo puesto en muchos de los distritos congresuales. El método de caucus a utilizarse, que favorece a las campañas con activistas entusiasmados, también le será favorable.

Asimismo, en caso de una victoria entre los latinos, el resultado en Colorado paralelamente asistirá a Sanders en su intento por disipar la narrativa de que su campaña sólo es atractiva para la mayoría blanca. Esto podría ser esencial de cara a contiendas próximas en otros Estados con bloques importantes de votantes latinos, como Florida o Arizona.

En lo que refiere al partido Republicano, debido a un cambio en las reglas, la competencia presidencial no se llevará a cabo y los delegados de Colorado irán a la convención partidaria asignados en base a convenciones locales y una convención estatal.

image3-29

Democrats Abroad (17 delegados Dem)

Los Demócratas residentes en el extranjero comenzarán a votar hoy y podrán hacerlo hasta el 8 de marzo en más de 40 países. No hay ningún tipo de sondeo o encuesta disponible. No hay filial en Argentina este año.

Georgia (76 delegados GOP / 117 delegados Dem)

El segundo premio más importante de la jornada, Georgia y su electorado se encuentran bien sondeados, por lo que pueden razonablemente pronosticarse triunfos de Clinton y Trump.

Del lado Republicano, se espera que Trump obtenga el primer puesto y alrededor del 40% del voto, lo cual le permitiría obtener un ya considerable número de delegados. Mejor aún para él, sin embargo, es el estado de sus rivales; Cruz y Rubio apenas alcanzan el 20% mínimo para obtener delegados en la mayoría de las encuestas.

Si al menos uno de los dos obtiene un resultado menor al 20% a nivel estatal, Trump podría quedarse con dos tercios de los delegados estatales a pesar de obtener sólo el 40% del voto. Si ninguno de sus rivales lograra superar el umbral, Trump podría quedarse con absolutamente todos los delegados estatales. La situación es idéntica en los distritos congresuales.

Entre los Demócratas, probablemente se verá un escenario análogo al de Alabama. Sanders podría disminuir el amplio margen de derrota en delegados mediante un buen desempeño en los distritos congresuales con menor población afroamericana. La victoria de Clinton por al menos 30 puntos, no obstante, es segura.

Massachusetts (42 delegados GOP / 116 delegados Dem)

El Estado de Massachusetts será el lugar de dos primarias muy diferentes hoy.

En lo que refiere al partido Republicano, la victoria de Trump es completamente segura y The Donald podría obtener hasta el 50% del voto. Sin embargo, debido al umbral muy bajo de la contienda (5%) y la distribución exclusivamente estatal de los delegados, casi todos los competidores obtendrán premios.

Paralelamente, la relativa moderación del electorado Republicano podría favorecer a Rubio y Kasich, así como producir uno de los resultados más pobres de Ted Cruz hasta la fecha.

Los Demócratas, por otra parte, se encuentran en una contienda genuina. A diferencia de Vermont o Minnesota, la campaña de Clinton ha decidido competir activamente por Massachusetts a pesar del liberalismo de su electorado. La ex-Secretaria de Estado confía en que la diversidad del distrito (las minorías son un 15%) y una campaña bien articulada podrían significar una victoria por un margen estrecho.

Un triunfo allí podría enviar una señal clara de que la campaña de Sanders se aproxima a su fin. El Estado es una de las capitales del progresismo estadounidense y si el socialista fuera derrotado allí, sus chances de triunfar en distritos menos favorables sería fuertemente cuestionada.

Como consecuencia, Sanders precisa ganar allí para mantener su ambición presidencial con vida. Si no lo hace, es posible que su abandono se encuentre muy próximo.

Minnesota (38 delegados GOP / 93 delegados Dem)

Organizada como caucus, la elección en Minnesota probablemente tendrá dos ganadores claros: Trump y Sanders.

No obstante, el bajo umbral en la competencia Republicana (10%) permitirá que muchos de los otros candidatos obtengan delegados, tanto a nivel estatal como en los distritos congresuales. Rubio y Kasich probablemente serán los más beneficiados por ello.

En cuanto a la competencia por la nominación Demócrata, el objetivo de Clinton parece ser el de reducir el daño causado por un triunfo de Sanders y maximizar la obtención de delegados al menor costo posible. Se espera que el Senador por Vermont triunfe allí por alrededor de diez puntos, aunque buena parte de los datos disponibles pueden ser obsoletos.

Oklahoma (43 delegados GOP / 42 delegados Dem)

La primaria en Oklahoma probablemente sólo será competitiva del lado Demócrata. Entre los Republicanos, Trump ganará por un margen amplio ante Ted Cruz, quien se beneficiará por la elevada proporción de votantes evangélicos en el distrito, y Rubio, quien se espera que apenas supere el umbral del 15%.

En cuanto a los Demócratas, las campañas de Sanders y Clinton se enfrentarán en un distrito en el que, a pesar de su marcado conservadurismo, el socialista es el favorito. La mayoría de los analistas explican este fenómeno señalando la impopularidad del Presidente Obama entre los Demócratas blancos locales. Su asociación a Clinton podría favorecer a Sanders precisamente por uno de los motivos que hacen perder al Senador en buena parte del resto del país: Su condición de candidato opositor a Obama.

Como consecuencia, Oklahoma podría ser la mejor noticia para Sanders de toda la jornada. Un triunfo en el Estado podría indicar que su campaña es competitiva aún en un distrito conservador y con un considerable número de votantes de las minorías (18%), a pesar de que estos últimos no voten por él.

Samoa Americana (10 delegados Dem)

Este territorio de los Estados Unidos en el Pacífico Sur organizará un caucus hoy en un sólo lugar: El Hotel Tradewinds en la ciudad de Tafuna. Se espera que Clinton triunfe fácilmente.

Los Republicanos organizarán su primaria allí el 22 de marzo.

Tennessee (58 delegados GOP / 76 delegados Dem)

Similar al resto del Sur, Tennessee probablemente le concederá victorias a Trump y Clinton en sus respectivas competencias.

Entre los Republicanos, el umbral de viabilidad del 20% podría producirle problemas a Rubio y Cruz, quienes se encuentran peligrosamente cerca de él. De no superarlo, Trump podría quedarse con la totalidad de los delegados estatales.

Por otra parte, Clinton podría conseguir su peor resultado en la región allí, debido a la menor proporción de votantes afroamericanos.

Texas (155 delegados GOP /  252 delegados Dem)

Indudablemente Texas será el gran premio del día, tanto debido al número de delegados como a la posibilidad de derrotar a Trump en la competencia Republicana.

El posible ganador entre los candidatos del GOP es Ted Cruz, quien representa al Estado como Senador. Las encuestas reflejan que Cruz se encuentra ligeramente por encima de Trump en el distrito y podría relegar al magnate inmobiliario al segundo puesto nuevamente.

Ello es esencial no sólo para su candidatura presidencial (la cual será muy difícil de sostener luego del día de hoy inclusive ganando en Texas), sino también para impedir que Trump llegue con una mayoría a la convención partidaria. El resultado sería aún peor para el neoyorquino si también Rubio lograra superar el umbral del 20% y obtuviera delegados.

Del lado Demócrata, se espera que Clinton triunfe de forma abrumadora, aunque su desempeño entre los latinos será motivo de interés. Si su campaña logra ganar en este bloque de votantes a través de un margen amplio, podría dejar en claro la falta de competitividad de Sanders entre buena parte de la coalición Demócrata, lo cual sería desastroso para el Senador.

De no hacerlo, Sanders tendrá motivos para ser razonablemente optimista de cara a futuras contiendas, aunque aún en el peor de los casos su campaña probablemente logrará obtener un número aceptable de delegados en Texas.

04firstdraft-hillary-clinton-texas-facebookJumbo

Vermont (16 delegados GOP / 26 delegados Dem)

La primaria Republicana en Vermont probablemente verá a Trump ganador por un margen amplio. The Donald tal vez logre quedarse con todos los delegados en juego debido al umbral del 20% y la fragmentación del voto de sus oponentes.

La primaria Demócrata será ganada por Sanders, quien representa al distrito en el Senado, por un margen gigantesco similar al de New Hampshire.

Virginia (49 delegados GOP / 109 delegados Dem)

Otro de los grandes premios de la jornada, Virginia seguramente verá a Hillary Clinton ganadora entre los Demócratas, aunque la primaria Republicana podría incluir una sorpresa.

Según los pocos sondeos disponibles, el desempeño de Marco Rubio allí ofrece la mejor oportunidad para derrotar a Trump por fuera de Texas. Si Rubio lograra hacerlo, su triunfo podría dar la señal de que el Senador por Florida puede derrotar a Trump en la primaria y se depositen en él todas las esperanzas de la jerarquía del partido, que parece carecer de un plan para detener al magnate inmobiliario.

Un triunfo de Trump aquí, por otra parte, sería señal de que la competencia está (al menos desde la perspectiva de la dirección del partido) fuera de control.

Wyoming (29 delegados GOP)

De forma similar a Colorado, el partido Republicano de Wyoming elegirá a sus delegados en convenciones partidarias locales y no a través de una competencia presidencial.


Por Joaquín Harguindey

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: